A vueltas con el turismo responsable

Que el turismo es una de las más importantes industrias de España, nadie lo duda. Que el turismo aporta una serie de millones de euros al Producto Nacional Bruto, tampoco. Pero ¿qué tipo de turismo queremos, qué tipo de turismo estamos dispuestos a asumir?

Esta es la gran pregunta. Desde hace tiempo estamos asistiendo a una campaña que trata de recuperar barrios y determinadas zonas de las fauces del monstruo, para devolverlas a los ciudadanos que de siempre han vivido en ellas.

En nuestro país, el litoral y las islas, junto con Madrid, como capital del país, son las zonas que más explotadas o superpobladas se encuentran, cuando aparecen los famosos turistas, pero existe mucho más país, muchas más zonas y muchas más actividades de turismo activo y de ocio que se pueden ofrecer a buena parte de esos turistas y a muchos otros que todavía no lo conocen.

Estos último días hemos asistido a varias jornadas sobre turismo "sostenible" por varias localidades españolas y después de escuchar y participar en diferentes charlas y coloquios, hemos llegado a la conclusión de que todavía nadie tiene claro qué significa eso de "sostenible".

Al margen de las diferentes y rebuscadas definiciones que se nos han desplegado delante, somos ya muy viejos y un poco brutos, todo hay que decirlo, para aceptar eso de la sostenibilidad. Nosotros preferimos llamarlo turismo responsable. ¿La razón?, muy fácil, siempre que el visitante venga a vernos o seamos nosotros los que vayamos a otro lugar, si nos comportamos responsablemente con la naturaleza, con las otras personas o usuarios de los caminos y senderos, con los barrios y las playas, nuestra estancia no sólo no se notará, sino que además será bienvenida por aquellos que nos podrían fruncir el entrecejo.

En este sentido, el interior de España es de una riqueza natural excepcional y para nuestra actividad recreativa y deportiva es una verdadera riqueza por todos los aspectos anteriormente comentados.

El ciclismo es el deporte más practicado en España, anual y semanalmente, según datos de la encuesta nacional de actividades deportivas que realiza el MEC cada cinco años.

Desarrollar el turismo en MTB se ha demostrado como una apuesta ganadora y no sólo generamos ingresos en zonas casi despobladas. También generamos puestos de trabajo en dichas zonas y en el momento en que evitemos el movimiento de despoblación hacia las grandes ciudades y la periferia, estaremos desarrollando un modelo de turismo responsable.